Por años fue adicto a la cocaína y el crack. Su familia se sorprendió por su rápida recuperación

In Historias Reales


Esta es la historia de Pham Duc Duy, de 29 años, y su recuperación de una vida de drogadicción y miseria.

Yo era el único hijo consentido de una familia trabajadora en Ha Long City en Vietnam. Desde muy joven, no presté atención en la escuela e ignoré mis estudios. Yo era un niño desobediente y mis padres tuvieron que perseguirme día y noche para obligarme a comportarme. Probaron todo tipo de métodos, desde conversaciones dulces hasta regaños e incluso golpes. Mi madre derramó muchas lágrimas por la noche, y pude ver que el corazón de mi padre estaba roto, pero en aquel entonces no me importaba.

Mi adicción a las drogas comenzó con cosas ligeras al principio, pero rápidamente se convirtió en una dependencia a drogas pesadas. Para el décimo grado, ya era adicto a la heroína. Fue entonces cuando comencé a salir con bandas criminales y dejé la escuela.

Empecé a usar crack y cocaína, un polvo sólido blanco que se puede fumar. Cuando usaba en crack, me ponía en un estado de paranoia, y podía pasar días sin comer. Cuando el efecto se desvanecía, me sentía devastado y agotado.

No sé cuánto dinero gasté en drogas en esos días, pero fue mucho.

“Empecé a enfocarme más en los ejercicios, y gradualmente comencé a comer y dormir mejor. Mi salud mejoró rápida y notablemente, y ya no estaba siempre cansado. Incluso comencé a recuperar peso” (Cortesía de Pham Duc Duy)

Pedía dinero prestado a familiares y vecinos, y cuando era mayor empeñaba objetos de valor para obtener dinero, como mi motocicleta y objetos robados a mis padres. A mi familia siempre le pedía dinero prestado para poder devolverle el dinero a los prestamistas, aunque fuera un problema. Mis padres tenían una cafetería, trabajaban duro día y noche. Mi madre se levantaba temprano en la mañana todos los días para preparar la tienda, trabajando hasta el cansancio. Criar a un hijo adicto a las drogas significaba que mis padres no podían darse el lujo de tomarse ni siquiera un día libre.

Todo eso sucedió delante de mis ojos, pero nunca lo pensé un segundo. El “viejo yo”, ese tipo asqueroso con hombros anchos y una mueca constante, estaba feliz de quemar el dinero que su madre ganaba a través de “sangre y sudor”. Solo me di cuenta de esto cuando miré hacia atrás después de encontrar mi salida de esa vida.

El callejón sin salida

Mis demonios internos surgían cada vez que me quedaba sin dinero y no podía obtener drogas. Pensamientos de robo y carterismo cruzaron mi mente muchas veces, aunque nunca lo hice. Afortunadamente, nunca abusé física o verbalmente de mis padres para obligarlos a darme dinero.

La gente puede pensar que los adictos están muertos por dentro y se convierten en asesinos a sangre fría cuando ansían las drogas. Pero en realidad, los drogadictos, como yo lo fui una vez, son miserables. Esto se debe a que no pueden ver ninguna salida sino solo la triste realidad de que su vida es un callejón sin salida.

“En muy poco tiempo, ya no necesitaba tomar ningún medicamento. Durante más de un año, he estado saludable y hasta he ganado 15 kilogramos. Esto fue algo que estaba más allá de mis sueños o los de mi familia”. (Cortesía de Pham Duc Duy)

Mis padres se dedicaron a salvar a su único hijo, pero ninguno de sus métodos tuvo éxito en ayudarme a dejar mi adicción. Luego, con un atisbo de esperanza de que criar una familia pudiera ponerme en un camino recto, mis padres me casaron.

Sin embargo, continué en el mal camino incluso después de convertirme en el padre de una hermosa niña. Es desgarrador pensar en la cantidad de veces que lastimé a mi esposa e hija.

Después de haberme suplicado con lágrimas que cambiara mi camino innumerables veces, mi esposa finalmente abandonó la esperanza y me dejó. Ella volvió a vivir con sus padres, llevándose a nuestra hija con ella.

Mis padres estaban abrumados por la angustia de nuestra familia rota. Pero incluso entonces, no tenía la voluntad de cambiar. Estaba tan enganchado con el crack que no podía sentir el dolor de la pérdida de mi familia. Mis días los pasaba drogado y alucinando.

Para entonces, tantos años de abuso de drogas habían pasado factura a mi cuerpo. Mi piel era amarilla, mis ojos estaban hundidos y huecos, y estaba frágil y enfermo. Sufría de insomnio y hepatitis B y C, y ni siquiera podía probar la comida. Necesitaba gastar grandes sumas de dinero en medicamentos que debían enviarse desde Hanoi. Completamente exhausto y desesperado, comencé a perder la esperanza en la vida.

Entonces, todo cambió cuando encontré mi camino de regreso.

El camino de vuelta

Fue una práctica de meditación lo que me ayudó a recuperar el control de mi vida. Esta disciplina no solo curó mis enfermedades sino que también cambió el destino de toda mi familia.

“Cuanto más leía “Zhuan Falun”, más fascinado estaba.” (Cortesía de Pham Duc Duy)

Mi amigo Toan, un antiguo drogadicto que sufría de enfermedad renal y depresión, me habló de un libro llamado “Zhuan Falun” que explica los principios de Falun Dafa -también conocida como Falun Gong- una disciplina espiritual de la Escuela Buda que incluye meditación y ejercicios de qigong.

Su esposa estaba practicando los ejercicios de Falun Dafa y se lo presentó a Toan. Comenzaron a practicar juntos y gradualmente ayudaron a Toan a dejar las drogas, curar sus enfermedades y conducirlo hacia la bondad.

Como resultado Toan se convirtió en una persona completamente diferente. Ya no era el adicto a las drogas, no tenía la piel amarilla ni estaba demacrado por inyectarse heroína todo el día. Sorprendentemente, se convirtió en un hombre sano y sonriente de mejillas sonrosadas. Parecía pacífico y estable, muy lejos del adicto, nervioso y paranoico que había conocido durante años.

La esposa de Toan comprendía profundamente el sufrimiento y el dolor de los drogadictos y sus familias. Ella también sabía por experiencia propia que Falun Gong podía ayudar a las personas a abordar sus problemas fundamentalmente. Sin dudarlo, caminó una larga distancia en el frío todos los días a primera hora de la mañana para ir a buscarme para ir al sitio de práctica.

Fui perezoso al principio porque mi cuerpo estaba muy débil, pero verla esperándome pacientemente afuera cuando aún estaba oscuro fue muy conmovedor. Intenté superar todos los obstáculos para poder ir al sitio de práctica a tiempo. Vi que los practicantes de Falun Gong son realmente buenos; ellos desinteresadamente piensan en los demás primero.

Cuanto más leía “Zhuan Falun”, más fascinado estaba. El libro enseña a las personas que la verdadera felicidad proviene de pensar en los demás y seguir los principios universales de verdad, compasión y tolerancia. Me dio una perspectiva de mis acciones, y lamenté profundamente haber cometido tantos pecados y herido a tanta gente. Por primera vez, mi corazón se conmovió y se llenó de tristeza cuando recordé cómo mi madre trabajaba tan duro todos los días. Y era insoportable recordar la angustia y el dolor en la cara desgastada de mi padre.

Al leer el libro, entendí por qué es necesario ser una buena persona, y ese egoísmo es la causa raíz del sufrimiento en la vida. Sentí que había despertado de un largo sueño y me prometí a mí mismo que cambiaría. No quería seguir viviendo como antes y no quería herir ni decepcionar a nadie nunca más.

Después de comenzar a leer y practicar regularmente los ejercicios de Falun Gong, sentí que mi cuerpo estaba siendo limpiado. En la primera semana que comencé la práctica, tenía sangre en las heces, a veces coágulos de sangre y a veces sangre fresca. Extrañamente, no tuve dolor en mi abdomen, ni experimenté ningún sentimiento anormal. Estaba nervioso, pero llegué a entender que solo estaba expulsando todas las cosas sucias de mi cuerpo. Los síntomas desaparecieron naturalmente poco después.

Empecé a enfocarme más en los ejercicios, y gradualmente comencé a comer y dormir mejor. Mi salud mejoró rápidamente y notablemente, y ya no estaba siempre cansado. Incluso comencé a recuperar peso.

A menudo me sentía cansado cuando comencé a hacer los ejercicios, pero descubrí que si perseveraba, me sentiría muy cómodo y fresco cada vez que terminara. Mi piel se volvió brillante y rosada.

En muy poco tiempo, ya no necesitaba tomar ningún medicamento. Durante más de un año, he estado saludable y hasta he ganado 15 kilogramos. Esto fue algo más allá de mis sueños o los de mi familia.

Me sentí lo suficientemente bien como para ayudar a mi familia con las tareas domésticas, y comencé a ayudar a mi madre con el trabajo físico, algo que nunca pensé que sería posible. Al ver el cambio en mí, mi madre dijo: “Esta forma de cultivación [Falun Gong] es muy buena, mi hijo realmente ha cambiado”.

Me disculpé con mis suegros y mi esposa y les pedí que me dieran otra oportunidad. Mi esposa vio el tremendo cambio en mí y acordó regresar. Estaba muy agradecido por su perdón; nuestra familia estaba junta nuevamente, feliz y cálida.

Recuperando la esperanza

“Fue una práctica de meditación lo que me ayudó a recuperar el control de mi vida.” (Cortesía de Pham Duc Duy)

Como practicante de Falun Gong, hago mi mejor esfuerzo para aplicar los principios de verdad, compasión y tolerancia cada vez que encuentro conflictos. Esto ha creado armonía en mi familia y un entorno estable para mi hija.

Siempre me esfuerzo por mejorar mi carácter y convertirme en una mejor persona, y esto ha traído una gran felicidad a mis padres y a toda la familia. Recuperé la esperanza y la creencia en el potencial de la vida.

Antes de comenzar a practicar Falun Gong, mis adicciones eran como pegamento que se adherían a mi vida y penetraban mi mente. Incluso cuando estaba muy enfermo y postrado en la cama, al menos tenía que fumar, ya que no podía seguir sin él. Cuanto más aburrido estaba, más apegado estaba a mis adicciones. No fue hasta que comencé a practicar Falun Gong que pude dejar de lado mis malos hábitos y mi adicción a las drogas.

Comencé a despertar y a entender que mis apegos destructivos tenían que ser eliminados, y comprendí mejor la relación entre causa y efecto. En el pasado, había intentado dejar de fumar varias veces pero fallaba cada vez. Necesitaba muchas otras drogas mientras me abstuve de crack, pero aun así mis esfuerzos fueron en vano. Pero a medida que leí el libro más, comencé a sentirme más fuerte y más ligero, y ya no ansiaba el crack. Con una nueva perspectiva, pude trascender la dura prueba

Me sorprendió lo fácil que pude recuperarme de la adicción, y mis lágrimas se derramaron por gratitud. Al principio, aunque había dejado la heroína, todavía fumaba cigarrillos. Después de leer “Zhuan Falun” por segunda vez, decidí dejar de fumar por completo. A partir de ese momento, ya no dependía de ninguna sustancia.

“Lo que más deseo es poder ayudar a otros jóvenes que sufren adicciones que no tienen salida, como yo alguna vez” (Cortesía de Pham Duc Duy)

También elevé mi carácter moral. Por ejemplo, los clientes regularmente cometen errores de pago en la tienda de mis padres y me dan dinero de más. O suelen olvidar sus teléfonos celulares, incluidos modelos caros como el iPhone. En el pasado, hubiera tomado el dinero o guardado el teléfono para mí. Ahora, tan pronto como me doy cuenta del error con el dinero o encuentro el teléfono que dejaron atrás, los llamo y les devuelvo lo que legítimamente les pertenece.

En el pasado, si mi madre no miraba, incluso tomaba dinero extra de la caja. Pero ahora, entiendo que esto es incorrecto, porque los practicantes de Falun Gong deben ser buenas personas en cualquier momento y en cualquier lugar, incluso si nadie está mirando.

Lo que más deseo es poder ayudar a otros jóvenes que sufren adicciones y que no tienen otra salida, como yo alguna vez. Sé que hay muchos jóvenes que han caído como yo y que están indefensos, sin esperanza. Cuando los veo, realmente me rompe el corazón. Sé cuánto dolor sienten y solo espero que puedan ser afortunados y tener una vida nueva como yo.

Por Pham Duc Duy.




Publicidad

 

 

¡También puede leer!

Descubren ruinas de una misteriosa civilización perdida en medio del Pacífico

El complejo arqueológico de Nan Madol, ubicado en la Micronesia, a 2.500 kilómetros de Australia, el país más cercano,

Read More...

Madre es intimidada en Starbucks por llevar puesta una camiseta que apoyaba al presidente Trump

En el momento en que esta mamá de Carolina del Norte, quien llevaba puesta una camiseta de Trump, entró

Read More...

El perro toma las compras del dueño en silla de ruedas y en el cajero automático, entra en acción

Un perro de servicio se hizo famoso cuando corrió tras su dueño, quien fue atropellado por un coche. Un

Read More...

Cajera se confunde cuando YouTuber le da una tarjeta. Entonces le pide que la lea dejándola perpleja

Un mago callejero se hizo famoso cuando empezó a subir videos de sus trucos de magia en YouTube, donde

Read More...

Su perra saltó repentinamente frente a ellos, cuando vieron por qué, rápidamente fueron al hospital

Este niño y su madre salieron a dar un paseo con su perro de compañía, cuando de repente, el

Read More...

Policía ve un cochecito junto a la carretera y una mujer tirada al lado. Lo que hizo cambió su vida

Los agentes de policía pueden encontrarse con todo tipo de situaciones cuando patrullan las calles. Para un oficial de

Read More...

Mobile Sliding Menu