Esta joven era presa de ansiedad y Síndrome obsesivo-compulsivo, sin embargo un viaje cambió su vida

In Historias Reales


Sally Appert es una contadora de 27 años vive en San Jose, California. Ella creció con ansiedad que eventualmente evolucionó a un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). En su punto más bajo, todos los días estaba llena de miedo que padecía debido al TOC y se sentía fuera de control. Esta es la historia de cómo superó la ansiedad y su vida se transformó después de un inesperado descubrimiento en un viaje de vacaciones.

Paralizada por el miedo en la preadolescencia 

Creo que nací con miedo, lloraba si alguien aparte de mis padres me abrazaba. Cuando era niña, me aterrorizaban los ruidos fuertes, especialmente el sonido de agua corriente.

Cuando estaba en la preadolescencia, me daba miedo toda una lista de cosas: gérmenes, multitudes, pijamadas, comida, malos olores, los síntomas más leves de enfermedad e incluso la posibilidad futura de que mis animales de peluche envejecieran y se rompieran en pedazos. Sé que este último suena extraño, pero me quedaba despierta por la noche y preocupada por ese asunto.

A la edad de 12 años, no tuve más remedio que buscar ayuda para mi ansiedad, y recibí medicinas por parte de mi médico. Aunque esta me ayudó al principio, a los 15 años mi ansiedad evolucionó a los síntomas de trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Para darte una idea de lo que significa vivir con TOC, por ejemplo, en todos los lugares a los que iba me sentía obligada a tener que leer cada palabra que veía. Desde vallas publicitarias, etiquetas hasta instrucciones o portadas de libros, o cualquier cosa que tuviera a la mano, tenía que leer todo lo que mis ojos viesen. Si no lo hacía, sentía una horrible ansiedad, como si se hubiera derramado agua caliente en mi estómago. Sentía que no podía controlar mi propia mente, era aterrador.

“Desde vallas publicitarias, etiquetas, instrucciones o portadas de libros, o cualquier cosa que tuviera a mano, tenía que leer lo que mi vista alcanzaba a mirar”.

Mirando hacia atrás, creo que tuve suerte de haber cursado mis estudios en casa. Si hubiera estado en una escuela pública, no sé cómo hubiera podido sobrevivir cada día. En casa, lo logré manteniendo mis ojos en el piso tanto como fuera posible para evitar mirar las letras de palabras.

A medida que mis síntomas empeoraron, tuve que tomar el doble de medicamentos para controlar el TOC, pero el tratamiento no logró remediarlo por completo. Sabía que los químicos en los fármacos que ingería no eran buenos para mi cuerpo, y había escuchado que era una como una droga adictiva muy difícil de dejar, y que podría tener que tomar más y más con el paso de los años. No quería que eso sucediera, pero tenía miedo de dejar de tomarlo.

Una vez, cuando olvidé tomar el medicamento durante dos días seguidos, me volví irritable sin razón alguna. También sentía un mareo extraño, que sospeché fue un síntoma de la abstinencia a este fármaco. Esto me hizo tener aún más miedo a la idea de dejar el medicamento.

“A medida que mis síntomas empeoraban, tuve que tomar el doble de medicamento contra la ansiedad para poder controlar el TOC, pero el medicamento no logro remediarlo por completo”.

Teniendo en cuenta que también tenía algunos síntomas de autismo, mi madrastra me ayudó a solicitar asistencia social del gobierno por discapacidad cuando tenía alrededor de 18 años, ya que temía que ni siquiera fuera capaz de mantener un trabajo.

Un viaje que cambió todo

A pesar de mi TOC, todavía intenté vivir una vida normal. Tenía la esperanza de que algún día superaría mi ansiedad sin la ayuda de los fármacos.

Cuando tenia 19 años, hice un viaje a Alaska con mi madre, mi hermana y mi padrastro durante el verano. Además de pasar un buen momento, comencé a notar algunos cambios inesperados en la salud de mi madre.

Durante ese viaje, mi madre que era inusualmente enérgica, nunca parecía cansarse. Atravesó un enorme glaciar, exploró una cueva y visitó todo tipo de sitios turísticos con nosotros, y nunca se quejó de estar fatigada. Ella ni siquiera estaba aplicando su estricta dieta habitual y tampoco consumía los suplementos nutricionales que solía tomar para poder funcionar. Era como si de repente se hubiera vuelto joven de nuevo, como si tuviera una nueva vida.

Sally Appert (derecha) con su madre y su hermana durante un viaje a Alaska en julio 2010 | Cortesía de Sally Appert

Durante años, mi madre había padecido diabetes tipo I y síntomas de fibromialgia a largo plazo, por lo que estaba acostumbrada a que tuviera un estado de salud frágil.

Por ejemplo, no mucho antes del viaje a Alaska, habíamos visitado el Puente Foresthill, el puente más alto de California. Quería bajar por el lado del cañón debajo del puente para llegar al río, pero fue una caminata larga y empinada. Mi hermana y yo éramos jóvenes y estábamos en forma, pero nuestra madre estaba débil y fatigada. Caminamos un poco por el cañón, pero nuestra madre dijo que no podría volver a subir si avanzábamos más, así que dimos media vuelta. Apenas logró regresar a la colina, tuvo que unir sus brazos con nosotros y casi la cargamos.

Así que me emocionó ver ese cambio tan repentino en ella. Más tarde, ella me explicó lo que había sucedido. Su recuperación fue gracias a Falun Dafa, una antigua práctica china de meditación para mejorar la mente y el cuerpo. En solo unos días, practicar Falun Dafa le hizo sentir mucho mejor y más enérgica.

Unos meses más tarde, caminó hasta el cañón debajo del puente de Foresthill y regresó conmigo y mi hermana. No requirió el apoyo de nadie.

No hace falta decir que quería aprender más sobre esta disciplina milenaria. Eventualmente comencé a practicar Falun Dafa, uniéndome a las decenas de millones de personas en China y en todo el mundo que han experimentado sus increíbles beneficios. Fue como un regalo inesperado, no solo para mi madre, sino también para mí.

Aprendiendo a encontrar la calma

A la edad de 20 años, comencé a leer “Zhuan Falun“, su libro principal que enseña los principios de Falun Dafa y cómo practicarlo. El libro me enseñó a mejorar mi carácter al seguir como guía los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia de la práctica.

Sally Appert sosteniendo el libro “Zhuan Falun”, el libro principal de Falun Dafa que explica los principios | Cortesía de Sally Appert

Esta disciplina también enseña meditación así como una serie de ejercicios de qigong tranquilos y pacíficos que complementan las enseñanzas espirituales y te ayudan a equilibrar tu energía interna. En mi caso, comencé solo con la lectura del libro, pero antes incluso de practicar los ejercicios de Falun Dafa, los síntomas del TOC se calmaron y disminuyeron. Empecé a sentirme mejor y con mayor control de mi mente.

Antes, solo tomar medicinas era lo que me había permitido funcionar, pero en realidad los síntomas nunca habían desaparecido. Me sentía esclavizada por el miedo, como si parte de mi libre albedrío me hubiera sido quitado. Ahora sentía que la enfermedad realmente se estaba yendo, y que era libre.

Unos meses más tarde, finalmente comencé a practicar los cinco juegos de ejercicios, incluída la meditación. Poco después de eso, dejé de tomar medicamentos para la ansiedad porque sentía que ya no los necesitaba.

Sally Appert haciendo el ejercicio de meditación de Falun Dafa | Cortesía de Sally Appert

Esta vez, no experimenté nada de la irritabilidad que había sentido aquella vez cuando olvidé tomar el medicamento. Los síntomas del TOC no regresaron y no hubo necesidad de continuar tomando medicamentos.

Convirtiéndome en una mejor persona

Una de las primeras cosas que aprendí de Falun Dafa fue cómo mejorar mi actitud y mi carácter y utilizar la autorreflexión para mejorar cada aspecto de mi vida.

Por ejemplo, solía quejarme de hacer mis deberes, aunque no tenía muchos. Después de aprender los principios de tolerancia y altruismo, comencé a lavar los platos, limpiar el baño y me ayudó con lo que me pedían que hiciera sin quejarme.

Sally haciendo el segundo ejercicio de pie de Falun Dafa | Cortesía de Sally Appert

Un día, discutí con mi padre y fui irrespetuosa con él. Sin embargo, después de pensar en lo que había aprendido leyendo “Zhuan Falun”, rápidamente me di cuenta de todo era mi culpa y me disculpé con él, diciendo que había sido grosera. Él sonrió y me abrazó, e inmediatamente el conflicto terminó. Este era el poder de la autoreflexión en acción. Me di cuenta de que lo había manejado de forma completamente diferente a como lo hubiera hecho en el pasado. Realmente estaba cambiando.

Además, solía discutir con mi madrastra y no me llevaba bien con ella, pero Falun Dafa me enseñó a ser más compasiva y cambié mi actitud. Después de eso, nos llevamos maravillosamente.

A partir de entonces, siempre que encontraba conflictos, miraba adentro de mí y traté de seguir los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia. Los resultados han sido sorprendentes, y la práctica realmente me ha ayudado a mejorar mi estado mental.

De la discapacidad a la felicidad y la independencia

Hoy tengo 27 años y puedo decir que toda mi vida ha cambiado gracias al poder de Falun Dafa.

Me recuperé del TOC y ahora trabajo para una empresa de electrónica como contadora. Incluso escribí al personal de Seguridad Social y le expliqué que ya no estaba discapacitada. Cuando me siento agobiada, practico los ejercicios de Falun Dafa, hago la meditación o simplemente leo el libro.

Me casé con un hombre que también practica Falun Dafa. Como ambos vivimos de acuerdo a los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia, nos llevamos muy bien y rara vez nos enojamos. Ahora puedo tener una vida normal, un matrimonio feliz y una mente tranquila. La niña ansiosa que solía acostarse preocupada por sus animales de peluche ha desaparecido.

Espero que esta historia sirva como testimonio del hecho de que si alguna vez te sientes abrumado o tienes grandes dificultades como yo, siempre hay esperanza. Puede llegar dramáticamente durante un viaje a Alaska como sucedió conmigo, o en situaciones cotidianas como leer casualmente un artículo como este.

Espero que mi historia ayude a más personas a aprender sobre el poder de Verdad, Compasión y Tolerancia, y cómo el seguir estos hermosos principios puede cambiar tu vida. Si disfrutaste este artículo y quieres que otras personas se beneficien de él, por favor compártelo. Nunca se sabe la vida de quién se podría cambiar con una simple buena intención.

Sally Appert y su madre en el bosque en Redwood National y State Parks en California en 2010 | Cortesía de Sally Appert

Nota del editor:

.Falun Dafa es una práctica de cultivación de mente y cuerpo que enseña los principios de Verdad, Compasión y Tolerancia como una forma de mejorar la salud, el carácter moral y alcanzar la sabiduría espiritual.

Para obtener más información sobre la práctica o descargar “Zhuan Falun“, visite: www.falundafa.org. Todos los libros, la música para los ejercicios, recursos e instrucciones están disponibles de forma completamente gratuita.




Publicidad

 

 

¡También puede leer!

Descubren ruinas de una misteriosa civilización perdida en medio del Pacífico

El complejo arqueológico de Nan Madol, ubicado en la Micronesia, a 2.500 kilómetros de Australia, el país más cercano,

Read More...

Madre es intimidada en Starbucks por llevar puesta una camiseta que apoyaba al presidente Trump

En el momento en que esta mamá de Carolina del Norte, quien llevaba puesta una camiseta de Trump, entró

Read More...

El perro toma las compras del dueño en silla de ruedas y en el cajero automático, entra en acción

Un perro de servicio se hizo famoso cuando corrió tras su dueño, quien fue atropellado por un coche. Un

Read More...

Cajera se confunde cuando YouTuber le da una tarjeta. Entonces le pide que la lea dejándola perpleja

Un mago callejero se hizo famoso cuando empezó a subir videos de sus trucos de magia en YouTube, donde

Read More...

Su perra saltó repentinamente frente a ellos, cuando vieron por qué, rápidamente fueron al hospital

Este niño y su madre salieron a dar un paseo con su perro de compañía, cuando de repente, el

Read More...

Policía ve un cochecito junto a la carretera y una mujer tirada al lado. Lo que hizo cambió su vida

Los agentes de policía pueden encontrarse con todo tipo de situaciones cuando patrullan las calles. Para un oficial de

Read More...

Mobile Sliding Menu